DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS 
ARTICULO 2
Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía. 


DISCRIMINACIÓN EN HONDURAS
El término discriminación no es más que el acto de separar o distinguir una cosa de la otra; sin embargo, jurídicamente hablando, atiende a un trato de inferioridad a una persona o grupo de personas por motivos de raza, sexo, religión, edad, nacionalidad u otros. La discriminación tiene su origen en los prejuicios que las personas se forman de otros que son distintos a ellos. Algunos autores manifiestan que por algún motivo, las personas que expresan prejuicios a menudo temen a la diversidad, creando opiniones negativas, sin conocer todos los hechos. Generalmente tienden a vertir expresiones como: “Todos los afroamericanos son…”; “Los católicos siempre…”; “Todas las mujeres son…”, “Los jóvenes nunca…”, etc.  Ciertamente este tipo de comentarios no guarda relación con considerar a una persona como individuo, sino más bien divide a las personas en grupos y decide quién está adentro y quién queda afuera.  Lo que sí entra en la esfera de lo prohibido al momento de
discriminar es todo aquello que hagamos en detrimento de otro, pero en relación a sus características como persona, como ser humano, que conlleve disminución  humillación, demérito u ofensa en su perjuicio. Por ejemplo, si contratamos a una persona sólo por su apariencia física y excluimos a los demás por obesos, desaprobamos créditos bancarios porque el aplicante es de piel oscura, aceptamos en las escuelas o universidades privadas sólo a personas de origen hondureño, prohibiendo la matrícula a extranjeros, reprobamos a los alumnos por ser ateos, etc.
También, para encontrar mayor sentido al concepto de discriminación, es importante notar que los derechos humanos debemos respetarlos todos, pero es el Estado el que debe garantizarlos. Esto quiere decir, por ejemplo, que como individuo debo respetar la diversidad de extranjeros que residen en la sociedad hondureña y sus derechos, pero es el Estado el que debe idear políticas, aprobar leyes y poner en práctica medidas que prohíban la discriminación contra personas por razón de su nacionalidad u origen. Esto implica que una empresa privada no puede anunciar ofertas de empleo sólo para hondureños sin una justificación válida, porque existe el principio constitucional de igualdad ante la ley y no discriminación, así como otras leyes nacionales y los tratados y convenios internacionales ratificados por Honduras que forman parte del derecho interno. Es así entonces como la ausencia de políticas estatales, aunque existan leyes vigentes, no puede utilizarse como excusa para discriminar a otros.


GRUPOS DISCRIMINADOS EN HONDURAS
Bajo este apartado se vuelve muy importante tener presente la definición anteriormente expuesta de discriminación intencional y no intencional. Recordemos que también se pueden dar casos en los que yo actúo de manera discriminatoria sin pensar o ignorando las consecuencias que tiene mi acción. Esto está relacionado con el hecho de que a continuación aparecerán algunos grupos que a simple vista no parecen ser discriminados en Honduras, pero hay que tener en cuenta que muchas veces se encuentran prácticas muy arraigadas en la sociedad hondureña que discriminan, aún cuando los autores de dicha discriminación ignoran las consecuencias de sus actos. Para el caso, hay muchas empresas que publicitan sus ofertas de empleo poniendo como requisito "de sexo masculino", "de buena apariencia" o "de tantos metros de estatura", frases que evidentemente discriminan a las mujeres o a las personas que, según la subjetividad del empleador, no tienen una buena apariencia física o una altura "aceptable". Aún y cuando estas empresas no imaginen las consecuencias
discriminatorias que fomentan con esos anuncios, bajo ningún concepto están exentos de respetar los derechos humanos.

Grupos discriminados
Algunas formas de discriminación o violación de sus derechos humanos.


Extranjeros residentes


  • Prohibición de ejercer cargos públicos.
  •  Limitaciones de propiedad en algunas partes del territorio nacional.
  •  Mayores cobros en educación por su lugar de nacimiento.
  • Mayores cobros en turismo por su lugar de nacimiento, a pesar de ser residentes en el país.
  • Obstáculos en créditos y préstamos en instituciones bancarias.
  • Prohibición de ascensos en instituciones universitarias por su lugar de nacimiento.

Mujeres


  •  Exclusión de toma de decisiones en el gobierno.
  •  Demérito de sus capacidades como ser humano.
  • Explotación en los medios como un objeto sexual.
  • Condicionamiento en el mercado laboral por su estado civil.
  • Irrespeto de sus derechos laborales al quedar embarazada.
  • Invasión del Estado en su libertad reproductiva.


Homosexuales y Transgénero


  • Humillación y descrédito por su preferencia sexual o identidad de género.
  •  Atropello a su libertad de asociación.
  • Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  • Despidos injustificados por su preferencia sexual o identidad de género.
  •  Aislamiento social que los empuja a tener actitudes defensivas ante los demás.

Adultos mayores


  •  Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  • Limitaciones y obstáculos a la seguridad social.
  • Irrespeto de los derechos de tercera edad en los comercios.
  •  Abandono de sus familiares.
  • Poca o nula existencia de seguros médicos hospitalarios.

Jóvenes profesionales


  •  Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  • Prohibición de ejercer la mayoría de cargos públicos.
  • Deterioro del nexo entre buena educación y buen trabajo, lo que fomenta la deserción educativa superior.
  • Poca consideración de su potencial profesional mediante el rechazo a lo "inexperto".

Jóvenes sospechosos o delincuentes


  • Imposición de calificativos que los identifican con odio y rechazo.
  • Violación del debido proceso al arrestarlos.
  • Rechazo social por su apariencia física.
  • Trato represivo del Estado sin considerar su rehabilitación.
  • Satanización de los medios de comunicación.
  • Desinterés estatal por estudiar y comprender sus motivaciones a delinquir.


Etnias


  • Aislamiento social de su cultura y costumbres.
  • Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  • Desplazamiento geográfico forzado para dar lugar al desarrollo turístico, sin consideración del Estado.
  • Indefinición de la propiedad de sus tierras.
  • Hostigamiento y muerte de sus dirigentes y/o miembros por grandes terratenientes.


Negros


  • Aislamiento social de su cultura y costumbres.
  • Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  • Desplazamiento geográfico forzado para dar lugar al desarrollo turístico, sin consideración del Estado.
  • Indefinición de la propiedad de sus tierras.
  • Identificación social de su raza como una inferior.



Religiosos y/o ateos


  • Imposición del catolicismo desde el gobierno.
  • Obligación de asistir a misas o lectura de pasajes de la Biblia en algunas oficinas o escuelas públicas.
  •  Intromisión de la religión en la política y en la lucha contra la corrupción.
  • Rechazo social e imposición de calificativos ofensivos a aquellos que no profesan ninguna religión.
  • Relación de problemas eminentemente sociales o políticos con la religión.
  •  Transmisión de mensajes religiosos en programas exclusivos de divulgación de noticias y no de opinión.


Discapacitados


  •  Ausencia de medidas gubernamentales que obliguen a facilitar el tránsito o acceso a lugares públicos.
  •  Rechazo social y trato despectivo.
  •  Demérito de sus capacidades como ser humano.
  •  Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  •  Ausencia de prácticas educativas que faciliten su acceso al aprendizaje.

Enfermos con VIH/SIDA, enfermos mentales y otros


  • Creencia generalizada de que la enfermedad es un fenómeno público que debe aislarse y no un dato personal del enfermo.
  • Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  • Condicionamiento económico al acceso a medicinas.
  • Apatía social y estatal con los familiares sobrevivientes.
  • Negación de practicarles cirugías en los hospitales por creer que están condenados a morir pronto.
  •  Despidos injustificados sin indemnización.

Personas obesas o con apariencia física desfavorable


  • Exclusión deliberada del mercado laboral que fomenta el ocio.
  •  Rechazo social y maltrato ofensivo.
  • Ausencia de políticas públicas que estudien y atiendan el fenómeno de la obesidad.
  • Proliferación de parámetros sociales altamente exigentes sobre la apariencia física.


Migrantes


  • Golpes, torturas y vejámenes por su condición transitoria.
  • Identificación del fenómeno como una invasión y no como un derecho humano de circulación y desplazamiento.
  •  Violación al debido proceso al capturarlos y deportarlos.
  •  Aprovechamiento de su condición vulnerable para lucro económico o satisfacción sexual.
  •  Percepción estatal como un simple proveedor de remesas.

ETNIAS EN HONDURAS


La discriminación racial se hace sentir con diferentes connotaciones, pero similares intensidades en disímiles regiones del planeta.

En Honduras, el problema se denota a diario, tanto cuando una niña es expulsada de la escuela por usar trenzas, como cuándo una madre de familia garífuna o lenca tiene que emigrar a Estados Unidos en busca de empleo, resignada a no volver a ver a sus hijos, sin dejar de lado el contexto de exclusión y olvido en el que ancestralmente han vivido las minorías étnicas.
Pero estas vivencias cotidianas de los indígenas o garífuna son parte de un flagelo que históricamente ha sacudido la humanidad.

DISCRIMINACIÓN EN EL DEPORTE

Tegucigalpa, Honduras.  21 de marzo de 2013.- Cada año, la Oficina del Alto Comisionado de  las Naciones Unidas para los Derechos Humanos celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial bajo actividades que fomenten la no discriminación por razón de la raza, y contra la xenofobia. Bajo el lema de este año “El racismo y el deporte”, pretende destacar el problema del racismo en el deporte y el papel tan importante que los deportes y los deportistas pueden desempeñar en la lucha contra la discriminación racial.

DISCRIMINACIÓN Y EL FEMICIDIO

PENAS AGRAVANTES A LA DISCRIMINACIÓN Y EL FEMICIDIO

El 21 de febrero será un día histórico para el movimiento feminista y para la población lesbica gay (LGTB) hondureña, ya que por unanimidad fueron aprobadas reformas al Código Penal hondureño,  que sancionarán explícitamente la discriminación homófoba y el femicidio.



Los artículos reformados son el artículo 27 y el artículo 321, que se refieren a las circunstancias agravantes de un delito y las sanciones por actos discriminatorios, respectivamente.

En el primer caso, se agrega el siguiente agravante: “Cometer el delito con odio o desprecio en razón del sexo, género, religión, origen nacional, pertenencia a pueblos indígenas y afrodescendientes, orientación sexual o identidad de género, edad, estado civil o discapacidad, ideología u opinión política de la víctima”.

En el segundo caso, se amplía el concepto de discriminación, pero además se adiciona a las sanciones, el género, la orientación sexual, identidad de género, estado civil, pertenencia a pueblos indígenas y afrodescendientes, entre otros.